Sarcomas asociados a puntos de inyección

Los sarcomas asociados a puntos de inyección son sarcomas invasivos (generalmente fibrosarcomas) que se consideran el efecto adverso más grave que puede ocurrir tras la vacunación en gatos. Su comportamiento es más agresivo que el de otros sarcomas no asociados a puntos de inyección. Estos sarcomas aproximadamente aparecen en 1 a 4 de cada 10.000 gatos vacunados.

Patogenia

La patogenia de estos sarcomas no se conoce con exactitud. No obstante, se considera que la presencia de una inflamación crónica es el detonante para la eventual transformación maligna. Aparecen en los sitios o puntos de inyección de vacunas u otros fármacos inyectados.

El riesgo de aparición de sarcomas asociados a puntos de inyección es mayor tras la administración de vacunas comparado con otros fármacos.

  • De las distintas vacunas el riesgo parece ser mayor tras el uso de vacunas con adyuvante (p.ej. contra la rabia y leucemia felina).
  • También se han asociado con la aparición de sarcomas las inyecciones de larga acción, tales como corticoesteroides, penicilina, lufenurón, cisplatino y meloxicam.

La aparición de estos sarcomas puede ser desde 4 meses hasta 3 años después de una inyección. La localización más frecuente es en el tejido subcutáneo, pero también pueden aparecer en localización intramuscular. Se caracterizan por un crecimiento invasivo local, a menudo extendiéndose a través de las fascias.

Las metástasis se producen en el 10 a 28% de los casos. Los pulmones son la localización más frecuente, seguida de los linfonodos regionales y órganos abdominales, tales como los riñones, bazo e hígado.

Diagnóstico y tratamiento

La aspiración con aguja fina y citología pueden ser útiles para el diagnóstico. No obstante, el diagnóstico definitivo generalmente se obtiene mediante la biopsia y estudio anatomo-patológico.
Estos sarcomas histológicamente presentan una infiltración típica de linfocitos y macrófagos en localización perivascular en la periferia del tumor, un área central de necrosis, inflamación e infiltración local de células tumorales.
Previamente a la cirugía, deben realizarse o bien tomografía computarizada (TC) con contraste o resonancia magnética nuclear (RMN) pruebas de imagen para el estadiaje y determinar la extensión del tumor y valorar el campo de tratamiento en caso de una posterior radioterapia que puede mejorar los resultados clínicos.
Los mejores resultados se obtienen mediante tratamiento multimodal:

  • La extirpación radical agresiva es muy importante para evitar la recidiva del sarcoma.
  • La radioterapia pre o pos cirugía disminuye significativamente la tasa de recidivas y aumenta los tiempos de remisión.
  • Los beneficios de la quimioterapia no han sido demostrados debido a que no se han publicado estudios clínicos prospectivos controlados. La quimioterapia principalmente es una opción paliativa en gatos con sarcomas no operables cuando la radioterapia no está disponible.
  • En Europa se ha comercializado una inmunoterapia con IL-2 recombinante felina para el tratamiento de los sarcomas en combinación con la cirugía y la radioterapia.

Prevención

Como prevención de los sarcomas asociados a puntos de inyección, deben administrarse las inyecciones en localizaciones en las cuales, en caso de aparecer un nódulo, pueda extirparse fácilmente y con márgenes amplios, tales como las zonas distales de las extremidades o en zona lateral del abdomen. Debe evitarse siempre que sea posible las inyecciones en la zona interescapular.

Siempre que sea posible, será preferible la administración oral que la aplicación de inyecciones, pero si éstas son necesarias será mejor la vía subcutánea que la intramuscular.

Es preferible evitar la inyección de sustancias irritantes.

Los gatos no deben ser vacunados más de lo necesario, de acuerdo con las guías de vacunación actuales.

  • Es preferible el uso de vacunas sin adyuvantes (atenuadas o recombinantes) siempre que sea posible.
  • Es preferible administrar vacunas con una duración de la inmunidad larga.
  • Las vacunas contra el virus de leucemia felina y rabia no deben ser administradas a gatos que vivan todo el tiempo dentro de casa, y los gatos inmunizados no deberían ser revacunados (p. ej. si son positivos a anticuerpos).
  • Las vacunas deben estar a temperatura ambiente en el momento de aplicarse, aunque no deben estar fuera de la nevera durante horas.

La valoración posterior a la vacunación

Se recomienda la valoración posterior a la vacunación de felinos en caso de cualquier nódulo en un punto de inyección que persista más de 3 meses después de la vacunación, sea mayor de 2 cm de diámetro, o esté creciendo de tamaño 1 mes después de la inyección, debe ser extirpado quirúrgicamente (regla del 3-2-1).

El tejido extirpado debe ser remitido para su estudio anatomo-patológico para confirmar o descartar que sea un sarcoma.

Leave a Comment